Que no te asusten ni la letra ni el sendero de palabras pues, amigo, para la sed de saber, largo trago.
Retorna tanto como quieras que aquí me tendrás manando recuerdos.


domingo, 26 de febrero de 2017

De Ordoño III al Gordo Sancho.


Dejábamos la historia de Castilla con la ascensión al trono de Ordoño III. De derecho porque de facto ya estaba ejerciendo el poder, entiéndanme. Quizá por eso los primeros tiempos fueron calmos. Lo más probable es que, simplemente, los enemigos del nuevo monarca estuviesen tomándole la medida. Nadie parecía discutir los derechos de Ordoño, además su madre era una noble gallega y su esposa era la hija del conde de Castilla, Fernán González, lo que garantizaba la lealtad del poderoso magnate de Lara.


Ordoño vinculaba así, en su persona, Galicia y Castilla, territorios levantiscos por tradición. De hecho, durante los primeros años de Ordoño III no hay la huella de resistencia interna. El propio Fernán González se apresura a firmar una donación con su yerno, el rey, en febrero de 951, es decir, recién llegado al trono. Tampoco se rastrea signo de oposición alguna en Galicia en este primer tramo de reinado. Todo parece ir sobre ruedas. Ordoño conocía los entresijos del reino y calmado ese frente opta por promover medidas estructurales: reorganización del territorio, fortalecimiento de las instituciones regias...

Todo “okey” en la corte de León. ¿Seguro? Fijémonos en Sancho, hermanastro del rey, hijo del segundo matrimonio de Ramiro con una princesa navarra. Sancho se siente marginado, desdeñado, es infeliz. Probablemente piensa que le han quitado el trono, que su padre se ha equivocado –o que su hermano traicionó la “verdadera” voluntad de Ramiro II-, que él tiene más derecho al trono porque su sangre es mejor… Pero nadie escucha su lamento. Esta situación hace que Sancho alimente un profundo rencor. Y no solo eso sino que se da más a la comida. Esta fondón, pero que muy fondón. Es el famoso Sancho el Craso, el Gordo.

Ordoño III

Como hubiera dicho cierto político ya apartado de la primera línea: ¿qué hay de malo en ello? ¿Qué hay de malo en estar gordo? Pues, si hubiera sido abad o mercader, nada. Incluso si, rizando el rizo, viviesen en una corte más pacífica, más norteña como la de Francia donde había reinado Carlos el Gordo, tampoco hubiera habido problemas pero en el León del siglo X era imposible. ¡Pero si la vida se hacía sobre los estribos encabezando los ataques! ¿Y cómo podría dirigir a sus huestes en el campo de batalla un hombre que apenas lograba subir a su montura y que no podía mover su espada con la menor agilidad?

Nadie tomaría en consideración la opción de Sancho como rey estando como estaba. Pero quería ser rey. ¿Qué tenía a su favor? Debió ser despierto e inteligente, familiarizado con las cosas del gobierno (estuvo al frente del condado de Castilla mientras duró el encierro de Fernán González); y era nieto de la poderosa reina viuda de Pamplona, doña Toda Aznárez –al parecer su nieto favorito-. Más que nada por lo que Toda hizo por el chaval.

Pisar el trono su hermanastro y, Sancho, correr bajo las faldas de su abuela en la corte de Pamplona. Eso explicaría por qué, desde la llegada de Ordoño III al trono, no hay ni una sola referencia a Sancho en toda la documentación oficial: sencillamente, se había quitado de en medio... por si le quitaban de en medio o hasta que llegara su oportunidad. Si no se le veía no era un problema y si no era un problema ambas partes podían dedicarse a otras cosas. Sancho a maquinar el futuro y Ordoño a los moros.


Abderramán III no dio tanta tregua y rápidamente tanteó al nuevo rey. Incordiará a Ordoño III con campañas breves dirigidas contra escenarios muy localizados. Esto deriva en una sensación de inseguridad en las fronteras leonesas. Y las ejecutan los gobernadores árabes de las zonas de frontera. Así el califa mata varios pájaros de un tiro: desestabiliza al nuevo rey cristiano; pone a prueba el coraje de los gobernadores del califato; y proporciona a sus ejércitos un buen trabajo en que mantenerlos ocupados.

Estas campañas las contó el cronista Ibn Idhari. Empiezan en la primavera de 951. El caíd de Badajoz, Ahmad ibn Yala, penetra con sus huestes sobre Galicia y derrota a las guarniciones cristianas: “Un gran número de sus más bravos guerreros quedaron sobre el terreno y más de 300 mujeres y niños, que cayeron en manos de los vencedores, fueron enviados como esclavos a Córdoba”. En las mismas fechas, un caíd de Toledo llamado Rechik derrota a los cristianos en Talavera, al lado de Toledo cuando aquellos debían estar haciendo una cabalgada por tierras de Al-Andalus. Y, al mismo tiempo, otro ataque contra el Reino de Navarra dirigida por el caíd de Huesca, Yahya ibn Hashim.

Y en 952. Y en 953…Ese año el caíd de Badajoz, el mentado Ahmad ibnYala, vuelve sobre Galicia mientras el caíd de Medinaceli, un tal Galib, golpea en Castilla. Poco después llegaba a Córdoba un convoy de cruces y campanas cuya entrada en la ciudad fue motivo de regocijo para los musulmanes. Demasiados ataques, demasiados frentes -Galicia, Castilla, Navarra-, demasiada fragilidad. Para el califato, con su potencia demográfica y económica, una derrota militar era algo que podía superarse al año siguiente. Por el contrario, para los reinos cristianos, menos poblados, con menos recursos, cada una de esas campañas moras de saqueo era un picotazo feroz del que costaba grandes esfuerzos recuperarse.



Vamos, que cundió el desaliento entre los magnates del reino que tenían mucho más que perder que los campesinos. Al fin y al cabo, estos solo perdían la vida pero los grandes perdían negocios y haciendas. Hubo algunos que elucubraron que podrían vivir más cómodos con un acercamiento (sumisión) a Córdoba. Ahora bien, este cambio de política necesitaba un cambio de rey.

La cobardía y el cálculo cortoplacista fragua una amplia conspiración. Los golpistas tienen su proyecto de rey: Sancho, el gordo. Y a su lado se coloca el conde de Castilla. Pero ellos no son el “Elefante blanco” que dirige el complot de 954.

Todo sucedió en unos pocos meses. Rey va, rey viene. A mediados del año tenemos columnas armadas de Pamplona y de Castilla marchando sobre Sahagún. Pretenden derrocar al rey Ordoño III y coronar al infante Sancho, el gordo. Con Sancho cabalga nuestro idolatrado Fernán González, conde de Castilla, ¡suegro del rey Ordoño! ¿Por qué? ¿Quién les incitó al golpe? Parece bastante claro que el motor de la operación fue el rey de Pamplona, García, y tras él doña Toda, la reina madre, abuela de Sancho. El infante Sancho, en aquel momento, no tenía ni edad (unos veinte años) ni prestigio para encabezar por sí solo una operación de este calado. Y la presencia de tropas navarras entre los sublevados confirma que la trama venía dirigida desde la corte pamplonesa. ¿Con qué objetivo? Aparentemente, desbancar al hijo de una gallega para poner en el trono al hijo de una navarra.


¿Y ya está? ¿Quítate tú para ponerme yo que valgo más? No solo es la sangre sino que con el nieto de Toda en León, la política del reino cristiano con Córdoba forzosamente tendría que cambiar. Es muy verosímil que el fin último del levantamiento fuera modificar el escenario y buscar algún tipo de entendimiento con el califa. Doña Toda ya lo había intentado alguna vez; al fin y al cabo, Abderramán era su sobrino.

¿Y Fernán? ¿Qué sacaba él de toda esta trama? Nada indica que el conde pretendiera formar un reino independiente, tal y como ha defendido en el pasado cierta historiografía nacionalista y romántica. ¿Entonces? Conjeturemos: que Fernán buscaba obtener de Ordoño lo que no pudo obtener de Ramiro, esto es, ampliar hacia el suroeste sus dominios, taponados por el condado de Monzón; que golpeado por los moros, buscara en la conspiración contra el rey una vía para acabar con la presión musulmana; que, simplemente, quisiera someter al nuevo rey a una prueba de fuerza; O que el conde de Castilla hubiera obtenido de Pamplona –de su suegra Toda- determinadas garantías sobre tierras y poder.

La expedición será un sonoro fracaso. Ordoño III era un rey de altura: político avisado y guerrero diestro. Enterado del complot, Ordoño dispone a sus tropas en el curso del Cea. Cuenta con un aliado de primera magnitud. ¿Cuál? El conde de Monzón, Fernando Ansúrez, que acaba de heredar el título tras la muerte de su padre, Assur Fernández, el eterno rival de Fernán González. El dispositivo de defensa es inexpugnable. Sin apenas trabar combate, las columnas de Sancho y Fernán se retiran. El rey ha parado el golpe.


Aún no estaba del todo apagado el incendio navarro-castellano cuando el paisaje vuelve a encenderse por Galicia. En Lugo donde los magnates gallegos se han sublevado a su vez. ¿Lo habían acordado con Fernán y Sancho? ¿O los gallegos aprovecharon la iniciativa del castellano y el gordo para levantarse? Ni idea.

Ordoño no perdió el tiempo: se puso al frente de sus tropas, marchó hacia Lugo, redujo al gobernador Jimeno Díaz y a sus hijos Gonzalo y Vermudo y desmanteló la rebelión gallega. Para dejar claro quién mandaba, encomendó el gobierno de la región a un hombre de su confianza: el obispo Rosendo. Fue posiblemente allí, en Lugo, donde Ordoño se vio obligado a tomar decisiones de largo alcance. Los ataques musulmanes de los años anteriores, más las rebeliones de Sancho y Fernán y de los gallegos, venían a apuntar en una sola dirección: demasiada gente ponía en solfa la autoridad del rey.

Para remediarlo se debía mostrar fuerza y determinación. Desde Lugo se podía atacar Lisboa. La campaña vertiginosa como todos los sucesos anteriores. Así lo cuenta Sampiro: “El rey Ordoño, habiendo congregado un gran ejército, sometió a Galicia y saqueó Lisboa, trayéndose consigo un gran botín junto con cautivos y regresando a la sede regia en paz y triunfador”.

Tumba de la Reina Toda de Navarra

Mientras el rey vuelve de Lisboa, una muchedumbre musulmana invade Castilla por San Esteban de Gormaz. Conocemos los nombres de sus jefes: Galib, Mutarrif, Muhammad ibnYala, ObeidAllah ibn Ahmad ibnYala, Hudayl ibn Hashim al-Tuyibi, Marwan ibn Razin... La flor y nata de los caudillos guerreros de Córdoba. Fernán González se ve desbordado. El golpe debió de ser duro. La crónica mora lo cuenta así: “Penetraron en país enemigo y dirigiéndose contra una fortaleza de Castilla se apoderaron de los arrabales dando muerte a muchos de sus habitantes. Al retirarse, bandas de cristianos cayeron sobre ellos, pero, gracias a Alá, fueron rechazados, perseguidos durante unas diez millas y masacrados a discreción por los vencedores, de suerte que el número de víctimas se había evaluado en una decena de millares (...).Alrededor de 5.000 cabezas de las víctimas llegaron a continuación, que por orden del califa fueron expuestas en los patíbulos que rodeaban las murallas”. Vaya derrota, ¿Verdad? Pero la crónica mora oculta una nimio detalle, que el rey Ordoño III trasladó sus tropas hacia San Esteban de Gormaz para apuntalar el frente del Duero; salvó la situación; evitó la caída de la plaza; y forzó a los musulmanes a retirarse. Ordoño había ganado. La crónica cristiana cuenta que el rey Ordoño “dio gran ayuda al conde Fernán González, con quien venció a los moros en San Esteban”.

Córdoba empezará conversaciones de paz. ¿Y Fernán González? ¿De rositas nuevamente? Fijémonos en los detalles: la aceifa hizo mucho daño en sus tierras que se salvaron porque Ordoño III actuó sobre Castilla en apoyo de Fernán. Eso se llama “derrota política” que mostraba el nuevo sometimiento del Conde de Castilla al rey de León y la obligación de jurarle fidelidad (hasta la siguiente).

(Y viene el lío de las esposas de Ordoño III). Pero Ordoño III no las tuvo todas consigo porque en algunos libros se cuenta que el rey repudió a Urraca Fernández y contrajo matrimonio con Elvira Peláez que era hija del conde Pelayo González. Claro que hay textos que tampoco tienen claro si Urraca era hija o hermana de Fernán González. De hecho, este repudio y posterior matrimonio ha sido puesto en duda porque quien habla de ello es el obispo don Pelayo conocido por ser bastante fantasioso y manipulador. Pensemos que retocó los documentos que escribió el cronista Sampiro. El relato de este último es el siguiente: "Fallecido Ramiro, su hijo Ordoño, varón prudente y en preparar y en dirigir ejércitos muy sabio, recibió el cetro paterno. Mas su hermano, de nombre Sancho, tomado consejo de acuerdo con su abuelo García, rey de Pamplona, y con Fernán González, conde de los burgaleses, cada uno con su ejército, se acercaron a León para arrojar del reino a Ordoño y consolidar en él a su hermano Sancho. Pero el rey estuvo bastante activo para defender sus ciudades y vindicar el cetro del reino, teniendo que volverse los agresores a sus propias tierras, y el susodicho conde Fernando, queriendo o no queriendo, se acercó a su servicio". Cuenta luego el cronista oficial la campaña de Lisboa, y añade que Ordoño, disgustado con su suegro, repudió a su esposa y se casó con otra mujer. Pero Úrbel nos señala que el nombre de la reina Urraca Fernández aparece en los documentos hasta que muere el rey.

Urraca Fernández

Ordoño III, a mediados de 955, lo tendría todo bajo control. Incluso una tregua con Abderramán III. Pero, ¿tregua pedida por quién? Según los moros: el cristiano. Claro que parece lo contrario pues fue el califa el primero en mandar embajadores. Y en esto entra la religión (más si cabe en ese mundo andalusí): El califa es jefe religioso y político por lo que no puede pedir la paz a los infieles y a los idólatras –si escuchan los telediarios sabrán que se refieren a los no musulmanes- porque eso sería humillar a Alá y, por tanto, pecar gravemente. Pero puede aceptar las peticiones de paz ajenas. Vamos que lo que no podía hacer era tomar la iniciativa. El truco estaba en enviar embajadores que formularan verbalmente la propuesta y requerir de la otra parte una carta en la que se pidiera la paz.

Ordoño había hecho mucho daño y, presuponemos, que el califa no quería una guerra a gran escala. ¿No tenía Abderramán recursos para pelear con León? Sí, los tenía, y sobrados. Pero a costa de desguarnecer el frente africano, que también absorbía las preocupaciones del califa.

No solo eso, rizando el rizo podemos pensar que Abderramán era un tipo maquiavélico y que, junto a su pariente navarra Toda, había intentado desbordar a Ordoño III quien había sobrevivido y obligado a cambiar la política cordobesa. Así que entre el verano y el otoño de 955 Muhammad ibn Husayn marchó a León a parlamentar. Semanas después vuelve a Córdoba con la carta de paz. Suponemos que Abderramán aceptó la petición... que él había promovido. Fernán González se opuso al acuerdo quizá porque se sacrificasen algunas plazas castellanas o no se le tratase como a un “soberano” -debiendo tratar con él los embajadores cordobeses-. Solo tras recibir garantías de los andalusíes negoció.

Sancho I

Pero… ¿Ordoño quería la paz? Ni idea. Ordoño pudo pensar que si mi peor enemigo, que es el califa de Córdoba, me pide la paz, es porque no está en condiciones de hacerme la guerra; mis rivales interiores, en Castilla y Galicia, están sojuzgados; mis competidores en el campo cristiano, que son los navarros, están más débiles; tengo a mi ejército alineado, en forma y con moral de victoria después de una cadena sostenida de éxitos. ¿Acaso no es el momento de asestar un golpe decisivo? El objetivo del reino cristiano del norte no había cambiado: bajar la frontera más hacia el sur, siempre más hacia el sur.

En esta situación, ¿esperaría usted a que su enemigo se recuperase? Demorarse podía significar que Abderramán solucionara sus problemas y que se relanzasen las intrigas en Castilla y Galicia. Evidente: ¡Atacar! El rey Ordoño III pasó el invierno entre 955 y 956 en Zamora preparando a sus ejércitos y haciendo acopio de recursos. Pero entonces, ¿y la tregua? ¿Y la carta? ¿No servía de nada? ¿Era papel mojado? Quizá Ordoño pensó que la victoria pesaba más que la propia palabra. O quizá no hubo tal palabra, porque tampoco sabemos qué estipulaba aquella tregua, ni su duración ni sus términos, de manera que todo lo que podamos decir aquí es pura conjetura. Lo único que sabemos a ciencia cierta es esto: que Abderramán promovió una tregua; que Ordoño la aceptó; que, al mismo tiempo, el rey de León preparó a sus ejércitos para una gran ofensiva.

¿Diríamos que Ordoño era desleal? No. Se preocupaba por su reino y su futuro, el suyo y el de León. Con esta ofensiva se conseguiría la repoblación hasta la sierra de Guadarrama; las conspiraciones nobiliarias, neutralizadas por esta nueva ganancia de tierras; el Reino de Pamplona, de nuevo forzado a la alianza con León ante esta exhibición de potencia; el prestigio del monarca leonés, agigantado por la nueva victoria.


Y todo fue mal. Muy mal. Ya era primavera y las tropas estaban dispuestas pero Ordoño III moría en Zamora en el 956. Por causas naturales, indican todas las fuentes. Dejaba, probablemente, al menos, dos hijos de muy corta edad, Bermudo y Gonzalo. El paisaje cambió de golpe y a peor.

Era el momento de Toda Aznárez. Consigue el apoyo de Fernán González; gana para su causa a los Ansúrez, que han emparentado poco antes con la familia real de Pamplona; reparte obsequios y promesas, y Sancho se sienta pacíficamente en el trono. El 13 de noviembre de 956 está Sancho en Compostela y a su lado se hallan los principales magnates, ante todo, el conde de Castilla, y con él Pelayo González, uno de los más altos personajes de León; el inquieto conde gallego Rodrigo Velázquez, y un noble navarro, Sancho García, hijo acaso del rey de Pamplona venido a León con motivo de la sucesión al trono.

¿Se han fijado en un detalle? Arriba indicaba que Ordoño III tuvo hijos que eran nietos de Fernán González. ¿Por qué el mayor no heredaba la corona? ¿Por qué el abuelo no sostuvo a uno de ellos en el trono? ¿Por qué apoyaría a Sancho? Primero, eran muy jóvenes y, segundo, Fernán González aparece, para algunos historiadores, como tibio ante los movimientos de su suegra Toda. También podría ser que Bermudo fuese un hijo ilegítimo de Ordoño III que situaron en el trono. Si suponemos que repudió a Urraca, sus hijos saldrían de la línea sucesoria y avanzaría el hermanastro bastardo. Claro que el bastardo no reinaría y ganaría Sancho el Craso. O, derivada de esta última, Bermudo fuese hijo de Elvira Peláez. Lioso y con teorías a gusto de todos.

Para celebrar su coronación, Sancho dona al obispo de Santiago, Sisnando, el condado de Bembejo (Donde decimos donar podemos decir “comprar al obispo con”). Sancho I de León, el Craso, era algo gafe, o algo peor: inmaduro a sus veintitantos que no son los de ahora. El nuevo rey fue un instrumento de la política pamplonesa. Aben-Khal- dum lo describe como “vano, orgulloso y belicoso”. En todo caso, Sancho era ambicioso y… gordo. Tanto que no podía montar a caballo, manejar hábilmente la espada ni yacer con mujer, lo cual causaba la rechifla general de sus súbditos.


Ante este panorama debía reforzar su autoridad y, para ello, intentó controlar el poder que los grandes linajes nobiliarios habían ido acumulando en la estela de la reconquista de nuevos espacios al sur. También lo intentaron sus antecesores pero con mejores cartas. Extendamos el mapa de alianzas del rey Sancho: con él estaban la corte pamplonesa, los nobles gallegos y el conde de Castilla; contra su gobierno tenía a los nobles leoneses y asturianos que lo veían como un golpista.

¿Qué hacer en esta partida? Ganarse a los desafectos sin perder aliados. Sencillo. Seguro que fue aconsejado en la forma de hacerlo por su abuela que le sugeriría atar en corto a Fernán González, tío del rey y yerno admirado por Toda Aznárez. Si éstos fueron los consejos de la navarra, Sancho los aplicó torpemente. Nadie parecía olvidar la traición a Ordoño ni el sobrepeso de un rey incapacitado para salir a la guerra.

Para colmo de males estos gestos hacia occidente del reino levantaron ampollas en Castilla y en su conde al constatar que Sancho hacía lo contrario de lo que a él le convenía. Como la política de palacio iba mal buscó en el enemigo exterior el aglutinante (lo mismo que los políticos autonómicos españoles porque ya sabemos que todo está inventado). Después de todo, León seguía teniendo un poderoso ejército, bien entrenado y dispuesto al combate. Una gran victoria otorgaría a Sancho el crédito que los magnates del reino no le querían conceder.


Y, si no, ¿qué hacer? Vale, estaba el escollito de la tregua pactada por el difunto rey con Córdoba pero Sancho I también la ignoró y atacó. Del lugar donde lo hizo lo desconocemos todo pero conocemos donde respondieron los moros. Las fuentes cordobesas señalan dos campañas en el verano de 957. Una la mandó el general Galib contra algunas fortalezas fronterizas del Reino de Pamplona, pasando las guarniciones a cuchillo, desmantelando las aldeas circundantes y arrasando los campos. La otra la dirigió Ahmad ibn Yala contra la región leonesa, dado el balance que las fuentes moras ofrecen sobre el combate: cuatrocientos cristianos decapitados y un enorme botín en caballos y bestias de carga. Ni la expedición de Galib ni la de Ibn Yala fueron particularmente gravosas, pero era la gota que colmaba el vaso. El califa fue Maquiavélico porque atacó a Toda y a su títere leonés. ¿Esperaría Abderramán un levantamiento en León y una guerra civil que le dejase las manos libres?

Sancho que se agarraba al cargo con la punta de los dedos tras este revés militar no podía más. Y recibió lo que quiso dar en su día. A finales de enero del año 958 León vive un golpe de Estado. Y nadie defenderá a Sancho. El rey huye a Pamplona (Según Úrbel se le engaña con un tratamiento contra la obesidad). Ni siquiera Fernán González, su antiguo aliado y familiar, con el que compartía intereses políticos, lo ayudó. Tal vez porque Fernán participaba en la conspiración. Pensemos que en 957 había casado a su hija Urraca, viuda de Ordoño III con el futuro Ordoño IV, hijo de Alfonso IV, que inmediatamente reinará. Pero, por otro lado, Fernán firma en mayo de 958 un diploma donde sigue reconociendo al ya derrocado Sancho como rey. ¿Y esto? Ni idea. En marzo de 958 un nuevo rey de León aparece en Santiago de Compostela. Le flanquean multitud de magnates gallegos y leoneses, tanto laicos como eclesiásticos. El nuevo rey se llama Ordoño; Ordoño IV. Pasará a la historia como Ordoño el Malo o el Jorobado.

Ordoño IV

Claro que Pérez de Úrbel escribió que en el centro de la conspiración se encontraba Fernán González quien convence a Ordoño Adefonsiz (hijo de Alfonso IV) diciéndole: "El rey eres tú; lo fue tu padre, que era el primogénito de Ordoño II, y es a ti a quien te corresponde la corona. Yo te ayudaré, te daré en matrimonio a mi hija, la viuda de Ordoño III, y haré triunfar tu causa." Aprovechando aquel desconcierto, Fernán González pretendería extender su dominio por la frontera occidental y fijar como límites el Deva, en la montaña, y el Cea, en la llanura de Campos.



Bibliografía:

“Historia de España” de Salvat.
“Moros y cristianos” de José Javier Esparza.
“Historia del condado de Castilla” de Fray Justo Pérez de Úrbel.
"Atlas de historia de España" de Fernando García de Cortázar




domingo, 19 de febrero de 2017

Dinasty

(Vamos, los Gómez-Mena)

Elenco de la serie de los `80

Lo más importante para hablar de esta familia es saber dónde empezar y, sorprendentemente… ¡donde parar! Según la página ecured.cu la saga comenzaría con Joaquín Gómez, natural de “Cadaguas” que emigró a Cuba en la década de 1830. Si esto fue así logró escapar de una España destrozada y lanzó a un gran futuro a sus descendientes.

¿Por qué se emigraba a los territorios caribeños de España? Por la guerra carlista que pesaba mucho en nuestra comarca, por la pérdida de otros territorios hispanos y la falta de relaciones diplomáticas con las nuevas repúblicas y por la oportunidades de Cuba. Esta isla se convirtió en un centro de acumulación de riqueza fundamental en el Reino de España, en actividades no siempre lícitas, pero con grandes oportunidades de trabajo.

Mercado de esclavos en Brasil

Los flagrantes desajustes del mercado laboral cubano se agudizaron con el despegue de sectores económicos como el azucarero. La trata de esclavos, legal e ilegal, ayudó a resolver ese déficit de mano de obra hasta bien avanzado el siglo XIX. Pero su cuestionamiento económico y su ilegalización favorecieron la llegada de peninsulares y canarios. El proceso se relanza en la etapa de emigración masiva desde principios de 1880.

Las condiciones del transporte hasta las Antillas fueron mejorando a lo largo del siglo XIX, siendo un rentable negocio que podía ir sustituyendo el de los negros. Para costearse el pasaje el emigrante, frecuentemente, debía vender sus propiedades o caer en ciertas redes –prestamistas y usureros- en las que quedaban atrapados durante años. Los términos de los contratos suponían que durante un periodo admitirían condiciones de semiesclavitud, por lo que no pocos perdieron la vida debido al excesivo trabajo, la deficiente alimentación, los rigores de un clima al que no están adaptados y a las epidemias. ¿A que se parecen a las de los chinos llegados a Europa hoy?


Cuentan las malas lenguas -La página cubana de antes- que la posterior fortuna Gómez se cimentó en la trata de negros (la esclavitud en Cuba se mantuvo hasta 1886) y el contrabando. Sus descendientes se verían en la obligación de blanquearlo –bromas aparte- en haciendas, comercios varios y negocios de banca.

Pero nosotros seguiremos a esta familia desde los hijos de Manuel Gómez-Marañón Díaz Sainz de Velasco Vicario quién se había casado con María Mena Zorrilla. Conoceremos a Pedro y a Andrés Gómez Mena nacidos en Cadagua (Valle de Mena, España) y emigrantes en Cuba. El total de hijos de Manuel fueron ocho. Los otros seis eran: Alejandro, Juana, Darío, Máximo, Francisco y José.

Los de Andrés:

Andrés se casó con Eugenia Carlota Tomasa Vila Pérez Neyla Portela (10/06/1860) en Guanabacoa el 23 de abril de 1877 y, esto es lo llamativo, acordaron que sus hijos, sus cuatro hijos: María Luisa (21/07/1880), José Genaro Ramón (02/09/1881), Andrés (19/09/1882), y Alfonso Jerónimo Ramón, llevaran como primer apellido ambos apellidos del padre, Gómez-Mena, y como segundo el primero de la madre: Vila. Este es el origen del apellido Gómez-Mena. Positiva unión porque conseguía relacionarles con la tierra de sus ancestros Meneses. Por el contrario, los del otro hermano fueron sólo Gómez.


Este Andrés adquirió el terreno de La Habana encuadrado por las calles Zulueta, Monserrate, Neptuno y San Rafael, frente al Parque Central que hoy es conocido como la “Manzana de Gómez”. En sus paredes y suelos se reconocen las iniciales de Gómez y Mena.

Edificio de Julián Zulueta

La historia de este edificio comienza en 1890 cuando Julián de Zulueta, Marqués de Álava, construyó un inmueble de un solo piso pero con grandes cimientos. Serán las ruinas de Zulueta. Andrés Gómez Mena vio su potencial y en 1909 pone manos a la obra. En su fase inicial solo construyó dos teatros y finalizó el primer nivel que estaba abarrotado de tiendas con nombres tan atrayentes como “El Lazo de Oro” o “El Escándalo”. Ante el éxito, su dueño decidió ampliarlo con 4 pisos y 8 ascensores. Era un centro comercial exclusivo, cómodo y con variadas ofertas culturales. Hay lugares en la red donde figura como promotor José Gómez-Mena Vila –hijo de Andrés- pero me decanto por los que afirman que es obra del padre porque lo gestionaba y figuraba en los contratos y porque viviendo no iba a dirigir el imperio económico de la familia su hijo.

Manzana de Gómez con anuncios de tiendas de su interior

La “Manzana de Gómez” también fue el lugar del primer hecho luctuoso que golpeó a este clan: el asesinato de Andrés Gómez Mena (dos apellidos, separados). Fue muerto a tiros por el relojero catalán Fernando Reugart.

(Rama de José)

Uno de los hijos de Andrés Gómez Mena fue, como hemos señalado, José Genaro Ramón Gómez-Mena Vila (desde ahora lo mentaremos por su primer nombre o el apodo). Era Conocido como "Don Pepe". En su juventud fue banquero y tenía su oficina en la calle 7, en el local que estaba marcado con el número 3 en El Vedado de la Ciudad de La Habana. En 1919 se asoció con otros banqueros como Solís y Cámara O´Reilly. Estuvo casado en dos ocasiones y fue padre de una hija. Dirigía la familia Gómez-Mena; controlando la llamada “Manzana de Gómez”; grandes extensiones de tierra; casas; y edificios de apartamentos.


Don Pepe presidía cuatro explotaciones azucareras con su hermano Alfonso como vicepresidente. El primero lo adquirieron en 1902 que rebautizaron con sus apellidos “Gómez-Mena” (en San Nicolás de Baris) y que hoy se llama “Héctor Molina”; en 1906 comprarán el “Amistad”, en Güines ( hoy “Amistad con los Pueblos”), diremos que fue uno de los primeros ingenios en electrificarse a mediados de 1910; aquel mismo 1906 añadieron el “Merceditas” en Melena del Sur (actualmente “Gregorio arlee Mañalich”; el “Orozco”; y en 1935 el “Resolución” en Quemado de Güines. Además, controlaban el “Estrada Palma”, del “Sofía” en Yara y “La Julia” en Durán estos últimos demolidos para unir sus tierras al “Estrada Palma” y al “Merceditas”.

Por supuesto, no solo invertían en ingenios azucareros -también poseían una fábrica de levadura- sino que disfrutaban de un elegante tren de vida con múltiples propiedades inmuebles, posesión de obras de arte y el club de Béisbol “Almendares”. Otrosí, fue presidente del Vedado Tennis Club. Se resintieron por el crac de 1921 pero siguieron adelante. En 1924 sus ingenios "Amistad" y "Gómez-Mena", pasaron, temporalmente, a control de la “Warner Sugar Corporation”, recuperándolos en 1926.


José Gómez-Mena formó parte del Comité Ejecutivo de la Agencia Cooperativa de Exportación, y uno de los cuatro representantes de los hacendados cubanos en la Junta que administró el financiamiento de 1.500.000 toneladas de azúcar de la zafra del año 1930; fue presidente de la delegación cubana a la Conferencia Azucarera auspiciada por la Liga de las Naciones (1937) convocada por el Comité Económico de la conferencia Monetaria y Económica de Londres de 1933 que acordó el Convenio Internacional sobre la Reglamentación de la producción y Venta de azúcar para cinco años. Durante 1936 fue Ministro de agricultura en el gobierno de Miguel Mariano Gómez. Se destacó por utilizar los adelantos tecnológicos: la electrificación, el regadío en gran escala, estimular la repoblación forestal, y emplear el alcohol como combustible. Fue único propietario y presidente de la “Nueva Compañía Azucarera Gómez-Mena”, con una capacidad para 1.350.000 arrobas diarias, que representaban en el país el décimo lugar en importancia y el tercero en capital no-norteamericano; y en 1944, en San Nicolás de Bari, fundó la “Compañía Destiladora San Nicolás S. A.”, dedicada al alcohol, la cual producía 48,000 litros diarios, sita en el ingenio “Gómez-Mena”.


En estas nuevas compañías el vicepresidente era su yerno Alfonso Fanjul Estrada, relacionado con los Rionda. Además, Gómez-Mena era accionista de la “Industrial Arrocera de Mayabeque S.A.” que poseía un molino de arroz. También fue accionista de la “Industrias Siporex S.A.”, una cementera, junto a victor Pedroso Aróstegui. Colaboró en la creación de la Unión Social Económica de Cuba, elegido en 1939 como vicepresidente de la Asociación Nacional de Hacendados de Cuba (ANHC) y en 1958 era miembro de su Comité Ejecutivo y representante del Grupo de Ingenios en la junta General de Miembros del Instituto Cubano de Estabilización del Azúcar. Durante años fue vocal del Automóvil Club de Cuba, y benefactor de la Academia de la Historia de Cuba, y Socio Titular del Instituto Cultural Cubano-Norteamericano. Don Pepe tocaba muchos palos.

Casa de José Gómez-Mena Vila

Para que entendamos a qué nivel nos movíamos pensemos que don Pepe traspasó su vivienda a su hermana María Luisa, condesa de Revilla Camargo -es el famoso 17, número 502, de El Vedado y actualmente Museo Nacional de Artes Decorativas de Cuba- y que la mansión de la calle 146 en el Reparto Country Club, sirvió para recepciones como la ofrecida al ex rey Leopoldo de Bélgica. José se casó en primeras nupcias con Olga Seiglie Martínez, madre de Lilian Rosa Florencia Gómez-Mena Seiglie, la cual, en 1936, matrimonió con Ildefonso Gerónimo Fanjul Estrada Rionda Neuhauser (30/09/1909), de la rama cubana de los Rionda y dueño de varias explotaciones azucareras (el yerno que mentábamos antes). Lilian e Ildefonso tendrán a: Alfonso, Lilian María, José Francisco, Alejandro Leopoldo y a Andrés Bernardo.

Don Pepe

Nos fijamos, de entre los hijos de Lilian, en la boda de la hija que, en 1955 con 17 años, se casa con Norberto Azqueta Arrandiaga, hijo de Jesús Azqueta Aranguena, dueño de cuatro ingenios. A esta boda acudió Fulgencio Batista. No era para menos porque este matrimonio conseguía unir a los tres clanes azucareros más poderosos: Fanjul-Rionda, Azqueta y Gómez-Mena. Evidentemente nada como la familia para la gestión de los negocios, aunque sea familia política. Así, Rafael Fanjul Estrada, cuñado de Lilian, era administrador general y administrador del “Merceditas” y Oscar Seiglie, hermano de Olga, era su tesorero.

Pensemos que cuando el castrismo toma el poder los Gómez-Mena y Fanjul eran los empresarios del azúcar más importantes del Caribe. La expropiación y la persecución les asentaron, como a otros muchos cubanos, en Miami. ¿Creen que se acaba aquí la historia? ¡Ni por asomo! Instalados en la antigua posesión española de La Florida, siguieron con la caña de azúcar. Dirigieron explotaciones en este estado norteamericano y en la República Dominicana. Desde hace décadas la empresa del emigrante burgalés, hoy llamada Florida Crystals, copa dos tercios del mercado azucarero de EEUU y los Fanjul Gómez-Mena son una de las familias más adineradas e influyentes de esa nación.


Quizá porque esta familia dejó en Cuba fortuna y corazón –y esto es llegar al presente lo que se salta todos los límites de un blog de historia-, Alfonso Fanjul Gómez-Mena ansía que sus empresas regresen a su tierra natal. Él, gracias a su nacionalidad española, ya la ha recorrido un par de veces.

Volvamos al relato de la vida de don Pepe. El segundo matrimonio de José Gómez-Mena fue con Elizarda Sampedro Robato. Esta era hija de Luciano Pablo Sampedro y Ocejo, natural de Matienzo (Cantabria), propietario de un gran almacén de ferretería y maquinaria agrícola e industrial, comerciante exportador de azúcar, hacendado ganadero, y colono, dueño en la década de 1910 de la explotación “Resolución”. Entre los años 1898 y 1901 poseyó la planta de alumbrado público de Sagua y fue presidente del Casino Español de dicha localidad. Ella, a su vez, era socia del Lyceum Lawn Tennis Club, vicepresidenta de la Junta de Patronos del Patronato Pro Música Sinfónica y miembro del Comité de Damas. Si nos fijamos muchos de los enlaces de estas familias de españoles se casaban con otros peninsulares o con hijos de estos.

(Rama de María Luisa)

Miremos ahora otros descendientes de Andrés Gómez Mena. Empecemos por una de las hijas: María Luisa (1880- Madrid 1963). Se casó en 1902 con Agapito de la Cagiga Aparicio Mazas de la Bárcenas, santanderino. Era el primer Conde de Revilla Camargo (concedido por Alfonso XIII en 1927), industrial, financiero, propietario y residente en La Habana donde muere en 1952. La hija de Alfonso, Gloria, estaba casada con José Luís Ruano, también español, y Marqués de Vega Acevedo. Edelmira Sampedro, cuñada de José, utilizaba el título de Condesa de Covadonga, de la casa Real Española al estar divorciada de Alfonso de Borbón y Battenberg. Este muchacho era el Príncipe de Asturias y, por amor a Edelmina, renunció a sus derechos al trono porque era un matrimonio morganático. También es cierto que, en 1933, había pocas posibilidades de reinar en España. ¡Lo que es la vida!


María Luisa Gómez-Mena Vila, condesa de Revilla Camargo.


(Rama de Alfonso)

Una tercera rama es la formada por Alfonso Jerónimo Ramón Gómez-Mena casado con María Vivanco Gómez Mena y, sí, eran primos carnales. Esta señorita era hija de Martín Vivanco Mena, nacido en Irús pero más vinculado a Vivanco y de doña Daría Gómez Mena Díaz Zorrilla natural de Cadagua. ¿Les suena “Villa Daría” en el pueblo de Cadagua? Alfonso y María tuvieron a: María Luisa Aurelia Florencia, Cristina Victoria Antonia, Gloria del Carmen Francisca Javiera, Alfonso Andrés Ricardo, Olga y María de las Mercedes Jacinta. Poseían el ingenio azucarero “Santa Teresa” hasta finales de 1958.


Esta rama del grueso árbol de los Gómez de Cadagua nos interesa más que las otras porque es la más conocida en Las Merindades quizá, bueno seguramente, por razones más asociadas al morbo que a otra cosa. He encontrado referencias en la prensa, sección rosa, sobre las andanzas de estas mozas casaderas en el Madrid de Primo de Rivera. Así constan referencias a su participación en la “Fiesta de la flor” del 6 de Junio de 1926 (periódico “El Imparcial”) que era una cuestación para la lucha contra la tuberculosis y que, para que se hagan una idea, montaban mesas petitorias presididas por “gente bien”. También los padres se dejaban ver y disfrutaban de las cenas y fiestas de la alta sociedad española mientras estrechaban relaciones para ellos y sus hijos. Como ejemplo podemos citar una cena en el Ritz el 31 de mayo de 1926. Se rumoreaba que pensaban fijar su residencia en España.

Cristina Gómez-Mena se casó con el farmacéutico militar José de la Sota. Estos son los tristes protagonistas de la tragedia más conocida de esta familia. Pero no la única.

Foto cortesía de NOVELAME

María Luisa contrajo matrimonio con el capitán de aviación Francisco Vives el uno de septiembre de 1926. El militar era hijo de un general que fue subsecretario de fomento. De esta hija son las fotos que solemos encontrarnos de una fiesta en “Villa Daría”. Esta señora fue una gran mecenas. Parece ser que hay referencias a un dibujo en colores de Federico García Lorca con el nombre de María Luisa, pero se desconoce cuándo y dónde ella y el poeta coincidieron. 



Actuó apoyando a los intelectuales que escaparon de España, a los pintores modernistas cubanos y, al final de su vida y junto a su tercera pareja Manuel Altolaguirre, financiando proyectos literarios y cinematográficos. Estuvo, antes de convivir con Manuel, casada con el pintor cubano Mario Carreño desde 1941 hasta 1944. Pero oficialmente, al no existir el divorcio en España, estuvo casada desde 1936 con un militar español, el padre de su único hijo.


Su muerte tuvo algo de deja vú al producirse cerca de Burgos, el 23 de julio de 1959, cuando el coche en el que viajaba el matrimonio volcó. Murió María Luisa en el acto y tres días después Altolaguirre.

Gloria Gómez-Mena Vivanco se casó en La Habana con el abogado José Luis Ruano Muñoz de la Sota Pérez (21/03/1907). Él era hijo de Juan José Ruano de la Sota que fue diputado por Santander, ministro y consejero de estado. Gloria y José Luis serían padres de: María Cristina Gloria Ramona de la Santísima Trinidad y de María de la Gloria de la Caridad Ruano y Gómez-Mena. Gloria morirá en un accidente de aviación en 1947. Tres hijas muertas en sendos accidentes.


María de las Mercedes Jacinta casó primero con René Humberto Julián Fernández-Rocha del Riego y después con Carlos Isidro Marcelino José María García González del Río que fue presidente de “Canada dry de Cuba, S.A.”. Era descendiente de Asturianos. Del primer matrimonio nacieron: Magdalena, Graciella, María de las Mercedes y René Alfonso.

Alfonso Andrés Ricardo (09/06/1913) casó primero con Margaret Dawes de Bristol. Tuvieron a María de la Soledad Margarita. Tras este matrimonio se unió a Reinera Canto y Rabelo. ¿Descendencia? Gloria y Andrés.

Olga Gómez-Mena Vivanco

Olga Gómez-Mena Vivanco se casó en La Habana con el teniente de navío Fernando Solís y Núñez de Prado con el que estaría a la gresca en 1942. En ese año estaban en los tribunales españoles (pleno altofranquismo) con denuncias de adulterio.


El padre de todos estos, Alfonso Gómez-Mena Vila, falleció en La Habana el 27 de abril de 1936.

(Rama de Andrés)

No podemos olvidarnos del cuarto hijo de Andrés Gómez Mena que se llamaba como su padre pero con la variación de apellidos: Andrés Gómez-Mena Vila. Este también se movía entre España y Cuba y por ello estuvo en la boda de su sobrina Cristina. Total, disponía de una agradable residencia en Paradores (Burgos). Estuvo casado con Germana Peña.

Los de Pedro:


¡Vaya red de “gente de bien” hemos conocido! Pero no estaban solo los “Gómez-Mena”. Existían otra rama de la familia creada por el emigrante de Cadagua. Eran los de Pedro Gómez Mena, otro hijo de Manuel, casado con Henrietta Waddington, de Manchester. Pedro siguió muy vinculado a Burgos constándonos como vocal de la “Sociedad benéfico burgalesa de La Habana” en 1894 -ese año visitó el terruño- y como socio en, al menos, 1896. Hijo de este matrimonio fue Manuel Gómez Waddington. Casó con Guillermina García montes y tuvieron dos hijas llamadas Henrietta y María Teresa Gómez-Waddington García. Y sí, también enlazaron los apellidos. Bueno, pues este Manuel era propietario del ingenio “Vitoria” y se dedicaba a negocios bancarios y financieros, como su padre.



Bibliografía:

Arquitectura Habana.org
Ecured.cu
“Genealogías habaneras, vol. 2” por Rafael Nieto Cortadellas.
Periódico “Diario de la Marina” Ed. Extraordinaria (1918)
Periódico “Diario de la Marina”
Periódico ABC
Revista “Ahora”
Boletín Oficial de la provincia de Madrid.
Periódico “El Imparcial”.
Documentos de la “Sociedad benéfica burgalesa de La Habana”
Periódico “La época”.
“Revista ilustrada de banca, ferrocarriles, industria y seguros”
“Castellanos y leoneses en Cuba. El sueño de tantos” Juan Andrés Blabco Rodríguez.
Periódico “La Nación”.
Arquitecturacubana.com
"El museo nacional de bellas artes de La Habana y la colección de retratos de la pintura española del siglo XIX" por Elizabeth Laguna Enrique.



Para saber más:

Diario de Burgos  (uno y dos) 

domingo, 12 de febrero de 2017

Villa Baranda, una historia singular.



Hoy cedemos este espacio a José Antonio San Millán Cobo un gran divulgador de la ciencia y la cultura en nuestra comarca. Ha sido director del programa “Huellas en el tiempo” de Radio Espinosa Merindades en el que, a lo largo de ocho años, hemos podido ensanchas y redescubrir el pasado y el presente de –como le gusta decir a él- Las Montañas de Burgos.


Reparte su vida entre ser guía turístico de la montaña de burgos, bloguero y colaborador en diferentes publicaciones como “Crónica de Las Merindades”, “Diario de Burgos”, “revista cultural Velliga” y, por no ser pesado, otras varias.

Y tras esta rápida presentación les invito a sorprenderse con la leyenda y la magia que dejan escapar estas centenarias –sólo centenarias- piedras espinosiegas:

Villa Baranda:

Lo primero agradecer a mi amigo Lebato la oportunidad que me brinda de aparecer en su blog, que siempre he dicho, y no es por hacerle la pelota, que es uno de los mejores (por no decir el mejor), blog de Historia de Las Montañas de Burgos. Hace ya bastante tiempo, después de una comida con amigos relacionados con el mundo de la historia del Norte de la provincia, me sugirió que escribiera algo sobre este edificio que hoy os traemos aquí.

Hace años que vengo preguntándome por la historia de este viejo caserón de la Calle el Progreso de Espinosa de los Monteros. Lo cierto es que la historia es cuando menos curiosa, y espero que les guste.


Como ya saben Espinosa de los Monteros es la población con más monumentos catalogados de la Provincia de Burgos, después de la capital, claro está. Esto hace que nuestro casco histórico sea un bello conjunto de torres, palacios, iglesias y casonas, cada una con una historia bastante interesante.

Villa Baranda es una jovencita en comparación de otros edificios históricos de la población. Se sitúa en la “Calle del Progreso” abierta para que hubiera una vía más ancha y cómoda hasta la Estación de tren. Recordemos que el Ferrocarril Hullero, el de Bilbao a la Robla, abrió su primer tramo desde Espinosa de los Monteros hasta Valmaseda allá por el año de 1892 y un par de años más tarde se inauguró la línea completa. En aquellos años, el tren era el progreso, y que una población tuviera su estación lo significaba todo. Por esa razón la calle donde se asienta la casa se llama “Calle del Progreso”.


Nuestro protagonista se llama D. Juan Ángel Sainz de Baranda y Fernández-Garón (Nacido el 30 de Marzo de 1869). Fue agregado diplomático del Ministerio desde el 1 de febrero de 1896, y tuvo varios destinos; en la embajada cerca de su Santidad; en Buenos Aires; en Berna; en Bogotá; en Tánger y en Washington. En su currículo, figuró también que fue caballero de la Orden de Isabel la Católica; Medalla de plata de Alfonso XIII; Oficial del Salvador, de Grecia; Caballero de Cristo, de Portugal; Ídem del Águila Roja, de Prusia; Ídem de Leopoldo, de Bélgica. Además de licenciado en Derecho y Académico Profesor de la Real Jurisprudencia y Legislación.

Alrededor de 1895 Don Ángel Sainz de Baranda, estaba casado con Doña Aurora Mollá, una rica Cubana. Aprovechando la llegada del ferrocarril mando construir, junto a su hermano Manuel, toda la hilera de casas de esa mano, quedándose el número 17, la conocida como Villa Baranda, para servir de hotel.

Don Ángel, que sufría desde la infancia ataques epilépticos, era un hombre con clase y con muy buena presencia. Su hermano pequeño, Don Manuel, ejercía de abogado. Fue el padre de Elisita Sainz de Baranda, quizás más fácil de conocer por los espinosiegos.


Creo que, con tanto Sainz de Baranda, queda claro el porqué del nombre de la casa. Según Don Ángel Villasante Ortega, el apellido Sainz de Baranda se crea a finales del S. XVI en Espinosa de los Monteros por el casamiento de un tal Manuel Sainz con Isabel Baranda, estos tuvieron un hijo al que llamaron Manuel y que unió para siempre los dos apellidos formando uno compuesto. Pero quizás el Sainz de Baranda más famoso, aunque solo sea por la estación de metro de Madrid fue don Pedro Casto Sainz de Baranda Gorriti, este sí que era madrileño, pero era hijo de un señor de la Merindad de Montija, más concretamente de Quintanaedo, de donde procedía su familia.

Pero bueno, dejemos los parentescos y las familiaridades para otra ocasión y volvamos a “Villa Baranda” y su historia. Por el libro “Los Monteros de Espinosa” de Rufino Pereda podemos saber algo más de los Sainz de Baranda, y dice lo siguiente: “D. Ángel Sainz de Baranda, de relevantes dotes de inteligencia y bondad, acaudalado propietario y notable miembro de la carrera diplomática, a la cual honra con sus conocimientos”.

Don Ángel Sainz de Baranda, fue desde 1904, por el fallecimiento de D. Manuel Villasante Ballesteros, tutor de Don Hipólito Villasante Sainz de Baranda, último Montero de Guarda de Cámara y Servicio de los Reyes. Aparte de ser parientes tenían gran amistad y compartían temporadas veraniegas en San Sebastián, donde veraneaba Alfonso XIII. Los periódicos de la época nos indican que conferenciaba con Su Majestad asiduamente.


Al parecer, la idea de los hermanos de que el edificio se transformara en un hotel, nunca llego a buen puerto. Sobre la fortuna de esta familia, creo que quedara despejada cuando os cuente un par de cosas. No debió de ser una fortuna corriente.

Se cuenta que fueron de los pocos españoles que se embarcaron en el Titanic, un barco de lujo que les llevaría hasta Nueva York. Al parecer el día 14 de abril de 1912, al chocar el transatlántico con un iceberg, D. Ángel se dio cuenta de que no había botes salvavidas para todo el mundo. Así que ni corto ni perezoso bajo al camarote con su mujer y se vistió de señora y así salvaron la vida antes de su hundimiento. (Aún no he encontrado las pruebas históricas que lo atestigüen pero, ya saben, “se non è vero, è ben trovato”). Lo que si sabemos, por el periódico El Liberal, es que el día 4 de abril de 1912 D. Ángel presentaba su dimisión como secretario de la legación diplomática en Washington.

El matrimonio de Don Ángel y Doña Aurora tuvo un hijo llamado Álvaro, y este se fue a enamorar de una señorita que respondía al nombre de Dolores (Muy apropiado en el caso que nos ocupa). Cuentan que no debió de caerles en gracia a los padres del novio (quizás vieron algo que no les acababa de convencer). El caso es, que para intentar disuadir a su hijo de tan ciego enamoramiento, D. Ángel lo invito a acompañarle a dar una vuelta al mundo. Si, si, han leído bien, una vuelta al mundo. Sé que hoy en día todo el mundo conoce a alguien que ha hecho algo así. Pero quiero que se sitúen en la época. Son los años 20, y la gente normalmente no se iba de viaje de novios (mucho menos de placer), en el mejor de los casos, en nuestra zona podían ir a Bilbao o a Burgos, si tenían familia allí… bueno, debieron de tener bastante dinero, ya que los viajes no eran tan baratos y sencillos como ahora.


Volviendo al viaje, lo primero que hizo D. Álvaro a su llegada fue ir a ver a Dolores. Al parecer el viaje no sirvió para quitarle de la cabeza el enamoramiento. Poco tiempo después pide la mano de la novia y se casan. Su viaje de novios fue a París, donde coinciden con otra pareja de españoles recién casados. La cosa se empieza a complicar, porque en la ciudad de la Luz, Dolores engaña a su marido con el español que había conocido en París.

El caso es que a su vuelta a Madrid, a sus padres sigue sin convencerles la niña, y observan que las relaciones matrimoniales de su hijo no funcionan todo lo bien que debieran, por lo que decidieron pagar a su chófer para que hiciera las veces de detective privado y de esta forma saber qué es lo que hacía su nuera.

No tardaron mucho en dar resultado sus pesquisas. De forma fortuita el chófer encontró unas cartas destinadas a Dolores, con remitente del español con el que habían coincidido los recién casados en Paris. Las cartas finalmente, fueron abiertas por Don Álvaro, que comprobó por sí mismo que eran misivas de amor hacia su esposa, descubriendo que desde casi el día de la boda, había estado engañándole.

En todo este tiempo, ya habíamos cambiado de régimen político y la forma de gobierno era la República. El marido despechado solicito sin tardanza la separación matrimonial, y con las pruebas que presento, se la concedieron de inmediato.


D. Álvaro pasaba grandes temporadas en Espinosa, y fue en esta Villa donde le sorprendió la Guerra Civil en el mes de Julio de 1936. De alguna manera consiguió volver a Madrid y atravesar los frentes. Una vez allí fue fácil para Dolores denunciar a su ex-marido como simpatizante de ideas monárquicas, siendo este encarcelado. Fue ella misma quien visitó a D. Álvaro en el presidio donde lo habían encerrado para suplicarle que si retiraba la demanda de separación ella misma le libraría de la cárcel gracias a sus “muy buenas” relaciones con la República. Pero la respuesta de D. Álvaro fue tajante: “Dolores, prefiero morir que volver contigo”.

Días después cogieron a Don Ángel Sainz de Baranda, su padre, merodeando por los alrededores de la cárcel y lo encarcelaron con su hijo. Poco después ambos fueron fusilados en Paracuellos del Jarama, a unos 20 km de Madrid. Padre e hijo figuran en libro de las Checas de Madrid.

No son estas las únicas historias curiosas relacionadas con Villa Baranda. ¿Han oído hablar de la Enferma de Montecillo? ¿No? Pues quizás debieran, porque es una historia bastante famosa. Les voy a hacer un pequeño resumen, y les voy a recomendar un libro muy interesante y fácil de leer, si aún no se creen lo que les voy a contar (No tienen por qué hacerlo, y quizás deban dudar e investigar por su cuenta).


La historia comienza en 1896 (si se acuerdan, es la misma época en la que se empezó a construir Villa Baranda). A escasos kilómetros de Espinosa de los Monteros, más concretamente en Quintana de los Prados (Población que ya ha tenido una entrada en este blog y que pueden consultar aquí nació Amalia Baranda, una mujer que con el paso del tiempo llego a ser conocida como la Enferma de Montecillo, por trasladarse sus padres a esta población de la Merindad de Montija, muy cerquita de Quintana de los Prados.

En 1918 Amalia empezó a estar enferma, una enfermedad muy particular y que duraría hasta su fin. Tenía por aquel entonces 23 años. Su mal le impedía comer y tampoco podía beber. Durante el resto de su vida, hasta que murió en 1936, estuvo en esta situación (Aquí, algunos dejarán de leer, pensando que me he vuelto loco, solo los más valientes continuarán la lectura).

El asunto es bastante complejo para resumirlo en unas líneas, por lo que os invito a que leáis el libro de Juan José López Núñez titulado “La pregunta número siete”. También publicado en este blog.

Cuando el médico de Espinosa, Manuel Gutiérrez, la atendió en las primeras veces, intento todo lo que estaba en su mano, incluso llego a pensar que no comía por una especie de ataque de ansiedad, todo fue en vano.

Comenzó el calvario de viajes a diferentes hospitales, Madrid, Burgos, Bilbao, Zaragoza, y en ellos se sucedían una serie de operaciones y pruebas muy dolorosas para Amalia. Se conservan análisis médicos de la enferma, análisis de sangre, de orina, en la que se aprecian valores elevados de ciertos elementos que no deben de estar así en una persona sana. Algunos de ellos provocarían la muerte en cualquiera de nosotros. La Real Academia de Medicina emitió un informe de más de 80 páginas, para acabar concluyendo que ellos no se pueden explicar cómo podía seguir viva.

Fueron 18 años los que esta mujer paso sin comer (entiendo su cara de incredulidad, nos ha pasado a todos). Lo único que tomaba al día era una inyección de Phosphorrenal y el Cuerpo de Cristo, ya que todos los días escuchaba misa (postrada en su cama). El phosphorrenal, como inyectable según su análisis químico tendría un poder calórico de 1,5 Kcal. Y un ser humano encamado necesita mínimo 800 Kcal. para el mantenimiento de sus funciones. Por lo que los lectores que al leerlo creían que ya tenían la respuesta a su milagrosa supervivencia… lo siento, no se la he dado.


A estas alturas alguno se preguntará porque les cuento todo esto y qué relación tiene con Villa Baranda. Muy sencillo. En esa época el Doctor Manuel Gutiérrez tenía alquilado para él y su familia la segunda planta de tan notable edificio. En 1936 días después de estallar la Guerra Civil y quedar el Frente Norte establecido a escasos metros de Montecillo, con el consiguiente peligro que eso conllevaba para la enferma, el Doctor decidió trasladarla a su propio domicilio, Villa Baranda, donde la podría atender mejor. Amalia llego bastante enferma y no duro mucho, apenas unos meses. Así es que esta mujer nació en Quintana de los Prados en 1896 y murió en Espinosa de los Monteros en 1936 a la edad de 40 años. De los cuales 18 estuvo enferma sin poder comer ni beber.


En la actualidad Villa Baranda es el esqueleto de tiempos mejores, una ruina aún orgullosa, que acabara tirando la nieve o el viento. Un verdadero lujo para la época en la que se construyó, y que lo seguiría siendo hoy en día si se le pusiera remedio a la ruina que la atenaza por dentro, y también por fuera.

Bibliografía:

“El Ferrocarril Hullero de la Robla a Valmaseda”. Pedro Fernández Díaz-Saravia (2003)
“Los Monteros de Espinosa”. Rufino Pereda Merino. (1917)
“La familia Baranda y Sainz de Baranda”. Ángel Villasante Ortega. (2012)
“La pregunta número siete”. Juan José López Núñez. 2016
Periódico “El Imparcial”. 8-XI-1911
Periódico “El Mundo Grafico” 10-III-1926
Periódico “El Liberal” 4-IV-1912.
Periódico “Heraldo de Madrid” 7-XI-1911
Periódico “La Correspondencia de España” 4-IV-1912
 “Huellas en el Tiempo”. Programa cultural de Radio dedicado a las Montañas de Burgos;
1) Plazas de las Merindades 1 y 2 (Con Rodolfo Gutiérrez-Solana)
2) El tren de la Robla (Con Iván Marañón)
3) Palacios y arquitectura de Espinosa (Con Rodolfo Gutiérrez-Solana)
4) La Enferma de Montecillo (Con Juan José López Núñez)